Liberándome de Mamá…

¿Cuándo ser independiente?

Esta pregunta me la han hecho muchos clientes o pacientes, ¿hasta cuando liberarme para formar mi vida como adulto responsable? Es un hecho que desde el vientre hemos convivido con mamá y puede haber una cercanía y complicidad excelente con mis padres, pero cuándo debo de formar mi propia personalidad, dicen los psicólogos que el niño comienza a ser independiente cuando va descubriendo que puede realizar actividades por sí solo; es momento en el que se inicia la formación de su propia independencia, acuden a mi pacientes preguntándome cuándo dejar el hogar paterno o materno es por ello que he decidido escribir este artículo.

Cuando hablamos de codependencia puede ser mamá, papá, hermanos o cualquier miembro de la familia o la pareja misma, a la cual entregamos nuestras emociones para que puedan encargarse de nosotros, olvidando nuestras propias necesidades para satisfacer la de los demás y al final terminamos frustrados, invalidados y deprimidos.

El grado de madurez emocional para dejar a los padres depende de cada uno de nosotros, de las necesidades que tengamos para independizarnos o de las comodidades que tenemos para no hacernos responsables y sobre todo adultos responsables.

Es muy cómodo despertar y saber que el desayuno está hecho en casa de nuestros padres, nos laven la ropa, nos den dinero incluso y podemos seguir cumpliendo años y años y aún dejar esas funciones a nuestros padres o familia.

En el reino animal; mamá  pájaro alimenta a sus crías durante el tiempo que considera que deben permanecer al lado de ella, una vez que pueden volar,  mamá pájaro, los impulsan para que comiencen su vida tomando su propio vuelo. En el caso de los osos, mamá osa lleva a sus críos y los suelta en un lugar seguro; luego desaparece y los críos esperan que mamá venga por ellos, pero eso no sucede pues mamá osa ha decidido que es hora de aprender a andar solos y tomar las riendas de su vida.

¿Qué sucede en los humanos?

Tenemos el caso de madres o padres que castran a sus hijos, impidiendo que tomen sus responsabilidades y realizan todas las labores como si toda la vida fuesen niños que dependan de ellos, y esto no es bueno ni malo; el problema está cuando un adulto no se permite crecer sin el consentimiento de mamá o de papá, y es aquí cuando no destaca profesionalmente, pues no tiene el permiso de cortar el cordón umbilical de su madre, padre o de la familia, aquí inicia una codependencia emocional, y es donde tenemos hijos inmaduros emocionalmente que aún dependen del consentimiento de sus padres para hacer las cosas.

Tenemos parejas donde uno de ellos no es capaz de tomar las riendas de su vida, no es capaz de poder sostenerse solo o sola, o adultos entregando su vida a alguien que se la maneje porque no es capaz de cuidar de sí mismo.

Pueden llegar a una terapia buscando el permiso para poder realizarse como adultos, de poder crear o emprender su propia economía, de poder salir a buscar una pareja, una relación estable, pero ¿cómo si no tienen el consentimiento de sus padres? Es por ello que he decidido realizar este artículo, y decirte que atrás de esto esta una madre o un padre que no permitió que su hijo o hija creciera y fuera independiente emocionalmente, y también existe un hijo que no se atrevió a romper este lazo emocional de codependencia.

En algunos países es una regla que los hijos salgan del hogar a determinada edad y comiencen a enfrentarse a un trabajo, a sus estudios, fuera del hogar paterno y allí es cuando comienza la aventura, los retos, las metas que cada uno se pone para lograr en la vida.

Pero aún tenemos este tipo de problemas en los adultos los cuales viven aún en casa de sus padres, y muchas veces se casan y no pueden abandonar el hogar paterno, muchos divorcios suceden y los hijos no abandonan emocionalmente a sus padres, tienen  su propia familia y aún no pueden independizarse de sus padres, o incluso llegan a frustrar sus metas o no casarse por cuidar de sus padres,  o quizá atrás exista una creencia de “eres la soltera (o) para cuidar de tus padres”, “soy lo único que tienen mis padres, “es muy cómodo para mí que me hagan de comer”, “no puedo vivir sin mis padres” y un sin fin de razones que hacen que esta convivencia se convierta en una codependencia de los hijos hacia los padres y de los padres hacia los hijos.

Cómo vas a tener una pareja, o desarrollarte como adulto, si no puedes dejar emocionalmente a tus padres, ¿quieres independizarte de tus padres?, que estás esperando, un permiso de papa o mamá que te diga “hijo(a) puedes dejar el hogar y volar con tus propias alas”, que está sucediendo con nuestra sociedad, pedimos libertad rogándole a nuestros padres no nos dejen marchar a realizarnos como adultos.

Una de las funciones de un terapeuta es dar las herramientas para que inicies tu propio camino, más no podemos obligar a nadie, aquí hay dos cuestiones en este tema, la primera ¿deseas ser independiente? , y  ¿Cómo lo vas a lograr?, solo tú puedes cortar ese lazo emocional que no te permite salir de la codependencia que has creado con tus padres, pareja, el dejar el hogar paterno o materno no indica que debas olvidarte de tus padres, pero implica que tengas tu propia responsabilidad como adulto y te permitas conocerte,  ocuparte de ti, de tu vida y de tus sueños, de crear y cumplir tus metas.

Querido adulto es hora de salir a conquistar el mundo, a salir y tener relaciones maduras sin depender de nadie, de ser quien has decidido ser y sacar tus cualidades, de desarrollarte como persona adulta, de madurar y tomar las riendas de tu vida, y para ello puedes necesitar ayuda; está bien, para eso estamos los terapeutas, pero al final la decisión de realizarlo debe venir de ti, ya que el crecimiento emocional es subjetivo en cada uno de nosotros, si has decidido te invito a liberarte emocionalmente sin sentir culpa y a realizarte como persona madura en equilibrio, capaz de amarte y poder dar lo mejor de ti, y sobre todo vivir la vida esa que has soñado y aún no te atreves.

*La imagen la he encontrado en la red y me pareció adecuada para ilustrar este artículo, y gracias a cada cliente, a cada espejo que me permitió narrar este escrito, con la única finalidad de ser de ayuda a cada persona que está viviendo esta situación, Gracias! porque en este campo cuántico  aprendemos todos.

____________________________________________________________________________________________

Claudia Anaya Arceo.

Especialista en Bioneuroemoción®

citas por Skype

claudiaarceo@hotmail.com 

Whatsapp  +52  44 33 25 60 37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s